Archivos mensuales: agosto 2014

Los Trajes de novio y la belleza interior: unión profunda

En este blog se ha tratado muchas veces el argumento de la “elegancia”, no solamente cuando se trata de los trajes de novio, sino que también en las actitudes y comportamientos de una persona.

 

Trajes de novio

 

Este post está dedicado a la segunda tipología de elegancia mencionada: la elegancia del alma, la belleza interior, la sencillez de una mirada que puede transmitir felicidad. El tema de la belleza interior, se ha tratado muchas veces en la literatura, y todos los romances o las poesías que hablan de este argumento, se orientan para que predomine la belleza interior sobre la exterior.

Basta pensar en la famosa historia de Dorian Gray, un hombre guapo y eternamente joven, que vendió su alma al diablo para conservar intacta su imagen; la codicia y el egoísmo le consumían, y no obstante era tan bello a la vista, todos se alejaron de él por culpa de su horrible caracter y la soledad le llevó al suicidio.

 

 

Otro ejemplo es el mito de Narciso, que dejó morir a la ninfa Eco sin prestarla atención porque estaba demasiado ocupado con la veneraciòn de si mismo. También él, al igual que Dorian Gray, se convirtió en un hombre insoportable y, durante uno de los tantos momentos de contemplación de su reflejo en el río, se cayó y murió víctima de su imagen.

 

 

También, el místico indio Ashtavakra, comparado con un camello porque estaba lisiado en ocho partes del cuerpo. No obstante su fealdad exterior, con pocas palabras, logró callar a un entero salón repleto de filósofos y expertos que se reían de él, logrando la estimación del emperador de la India y ganando el premio que estaba en juego por la competición abierta.

Estos son solo algunos ejemplos de hombres presentes el la literatura mundial, antigua y moderna, que tendrían que hacernos entender lo poco que cuenta la belleza exterior si no cuidamos nuestra alma. No se debe pensar solamente en perfeccionar la imagen, porque el riesgo es de convertirse en víctimas de la estética, dejando a medias la ética, y estos dos sentimientos no pueden viajar en andenes diferentes.

Los hombres, en el momento en que llevan puestos sus trajes de novio, no son solamente unos novios, sino que representan los ideales de fidelidad, amor eterno y generosidad. No sirve de nada estar impecables exteriormente, si por dentro, con su corazón no están pensando en su amada, y un alma fea no se puede esconder, porque las expresiones se transmiten tan solo con la mirada.

 

Trajes de novio

 

El mundo de hoy vive obsesionado con la imagen perfecta, está lleno de estereotipos que acomplejan a los jóvenes y los hacen sentir como inadaptados solo por ser diferentes a los modelos que se ven en la televisión o en internet. Los jóvenes de hoy, piensan que si alguien no es guapo en el exterior, no podrá llegar a ser nunca importante, y dedican todo su tiempo a la búsqueda de la perfección exterior, sin darse cuenta que se están muriendo por dentro.

El mundo de la estética, derrumba el mundo de los valores, y ¿cómo puede existir un matrimonio fuerte y que pueda durar una vida entera, si en el mundo los valores están por detrás de un cirujano plástico? La gente tiene que pensar que no se debe parecer a los modelos que se ven en la televisión para ser dignos de consideración, y que aunque se posea una belleza como la de un modelo, si no se cuida el espíritu, la belleza exterior, desaparece antes de poderla apreciar.

El hombre, con sus estudio y sus invenciones, puede cambiar radicalmente el aspecto físico de una persona sometiéndose a una intervención de cirugía. Pero por mucho que se pueda estudiar e innovar, hay una cosa que el hombra nunca podrá crear: la dignidad humana. Estamos tan identificados con lo exterior de nuestro ser, que hemos olvidado que el exterior, no puede existir solo, sino hay un interior.

 

 

Un hombre con dignidad es un hombre con gracia en los ojos, que transmite su luz interna y se hace notar más que un hombre guapo, pero vacío por dentro. No se tiene que ceder a los compromisos impuestos por la sociedad o, en cada caso, no se tiene que vivir la vida basándose en ellos. La atención a la propia imagen es sinónimo de amor propio, que llega a ser dañoso en el momento en que se convierte en egoísmo y presunción.

 

Trajes de novio

 

Los trajes de novio no son símbolo de belleza interior

Un hombre que está buscando su traje perfecto, mirará seguramente algunos catálogos con fotos que representan modelos perfectamente vestidos, maquillados y peinados como un príncipe azul de excelencia. El hombre que en ese momento esté viendo esas fotos, no se debe desanimar porque no es necesario ser un modelo para estar a la altura de la novia.

Vuestra dama se casará con vosotros por ser como sois: bellos y únicos en vuestras particularidades, que no se tienen que considerar como defectos. Las mujeres también sufren a menudo con las comparaciones imposibles entre modelos de tallas 36 siempre perfectas en cada foto.

Nuestra empresa y su alma creativa Mario Moreno Moyano, piensa en cada tipo de novio para que se sienta único y especial en el día más importante de su vida. Echando un vistado a los artículos precedentes de este blog, podéis encontrar uno en el que hablábamos de las diferentes morfologías del cuerpo humano, dando un nombre y unas características comunes a cada una de ellas.

Un hombre vestido con un traje formal es siempre muy elegante, cualquiera que sea su conformación física. Por ejemplo, Luciano Pavarotti, un hombre evidentemente con sobrepeso, pero con una voz tan ligera y una alma tan buena, que ha representado durante años el modelo de hombre elegante y refinado, aún si haber tenido nunca abdominales esculpidos.

 

 

Ottavio Nuccio Gala ofrece un servicio de medida a todos sus clientes, nunca encontraréis prendas confeccionadas en masa, porque se perdería la identidad de cada novio. La elegancia se puede encontrar también en un hombre bajo, gordito, delgado, basta con saberla expresar. Mario Moreno Moyano, alma creativa de Ottavio Nuccio Gala, con sus trajes de novio, intenta satisfacer vuestras exigencias para que la luz que tengáis en los ojos pueda reflejarse también en la imagen de un novio perfecto.

 

 

Trajes de novio como verdaderas obras de arte

La moda, y no solo la que concierne a los trajes de novio, es utilizada por parte de los estilistas como expresión de sus propios pensamientos y sentimientos. El mismo principio utilizado por cualquier otro artista (escultor, pintor, cantante…) en el momento en el que comienza una nueva obra de arte. Por lo tanto, por analogía, podemos bien confirmar, que la moda forma parte del arte, y a cada estilista se le puede seguramente considerar como a un artista, como es el caso de Mario Moreno Moyano, alma creativa de Ottavio Nuccio Gala.

 

Trajes de novio

 

Desde los tiempos de los grandes mitos como Michelangelo o Raffaello, los artistas trabajaban por encargo, es decir que eran pagados para realizar sus obras, porque todos los reconocían como artistas únicos en el mundo. El objetivo de hoy es lo mismo: lograr vender el proprio arte; lo cual evidentemene, será imposible si las obras no son creativas u originales. De este modo, es posible afirmar que arte y moda tienen una influencia constante y que conta mucho la una sobre la otra, y en efecto de ahí la tan común expresión utilizada de: “el arte de vestirse”.

La moda forma parte de muchas de nuestras acciones cotidianas que realizamos más de una vez al día; cualquier persona siente la necesidad de vestirse antes de salir para dar un paseo, para comprar la comida, o símplemente para irse a dormir… esta necesidad la sienten incluso los que rechazan o dicen no apreciar quién sigue las tendencias del momento.

Cada vez que abrimos nuestro armario para decidir qué ponernos durante el día, realizamos una elección en la que no se trata solamente de combinar un par de colores diferentes. Cuando decidimos qué ponernos, lo hacemos en base a nuestro estado de ánimo, siguiendo nuestro gusto personal, para llamar la atención o para no llamarla, para sentirnos cómodos o para sentirnos mejor. En el momento en que seleccionamos qué ponernos, estamos dando forma y expresión a nuestro sentido estético y estamos dando una imagen bien precisa de nosotros mismos a quién nos vea.

Cualquiera que sea el motivo que nos lleve a seleccionar una determinada prenda en vez de otra, el objetivo que se persigue es siempre el mismo: la búsqueda de la belleza. El artista, en este caso el estilista, en el momento en el que crea su obra, también busca y piensa en cómo se sentirá su destinatario. El artista busca la belleza de su obra, mientras que el destinatario busca su propia belleza a través de la obra.

Un aspecto interesante de la moda, incluso la que rodea a los trajes de novio, es el hecho de que es un lenguaje casi universal, como el lenguaje matemático. En casi todo el mundo un hombre con chaqueta y corbata es a primera vista un hombre de clase que cuida su propia imagen y que tiene muchas aspiraciones en su trabajo; un hombre vestido de negro con accessorios metálicos, es un hombre al que le gusta mucho la música rock y que ha creado un singular estilo de vida, y así muchos más.

 

 

Trajes de novio

 

Esta forma de arte, la moda, se expresa con el cuerpo. Los instrumentos no son los mismos de la escultura y de la pintura, pero el cuerpo sigue siendo la mejor manera de expresar un estado de ánimo, un sentimiento, un pensamiento… el cuerpo humano es seducción, y por esta razón no pasa nunca inobservado.

El vínculo que existe entre la moda y el arte es inseparable si se piensa en las ocasiones en las que muchos estilistas transforman galerías o museos en pasarelas de moda, y muchos museos y galerías se transforman en pasarelas para mostrar las obras expuestas en su interior. También los cantantes expresan sus habilidades y consolidan su imagen, no solo a través de la voz, sino que también siguiendo un estilo personal o cambiándolo según los logros conseguidos durante su carrera profesional.

Otro aspecto en común entre el arte y la moda es la compulsión. A menudo, y aún más en los tiempos modernos, quien ama “lócamente” el arte o un ramo de ella, no logra poner un límite a su afán de poseer. Hay quien, por desgracia, lo hace solamente por no perder el ritmo de lo actual o por pura obsesión y quien, afortunadamente, lo hace por pasión y por amor incondicional al arte.

Tanto si es una colección de libros como una colección de zapatos, quien aprecia y ama el arte como una forma de expresión de uno mismo, es una persona con personalidad que nunca dejará de mirar al mundo con ojos llenos de curiosidad.

A través del arte se pueden estudiar los diferentes periodos históricos de la humanidad, e interpretarlos de la mejor manera sin estudiar los libros de historia. La manera en que la gente se vestía durante la “Belle Epoque”, por ejemplo, nos hace entender que ese era un periodo de renacimiento y redención.

 

 

Los trajes suntuosos utilizados en la corte del Rey Sol en Francia, nos hacen entender que fue una época llena de ostentación y opulencia.

 

Trajes de novio

 

Los trajes simples y poco llamativos de la época medieval, expresan el periodo de transición en el que se estaba viviendo, de mucha inseguridad y trabajo.

Los trajes de novio Ottavio Nuccio Gala: obras de un verdadero artista

Si una persona tiene un alma sensible, logrará entender muchas cosas símplemente con mirar por primera vez una obra de arte, de cualquier tipología. Por lo que concierne a nuestra empresa Ottavio Nuccio Gala, podemos afirmar que los trajes de novio creados por Mario Moreno Moyano, alma creativa de la marca, son verdaderas expresiones artísticas de su alma.

Solo con echar un vistazo a uno de nuestros trajes, se podrá comprender lo que Mario Moreno Moyano ha querido expresar en él, detalles que, lógicamente, estan lejos del tejido o modelo. Cada uno de los trajes Ottavio Nuccio Gala es símbolo de su pasión, sentimiento, cultura, excelencia, personalidad, buen gusto, calidad y carisma.

 

 

Un hombre que decide vestir un traje Ottavio Nuccio Gala el día de su boda, y no solo, sabe bien lo que quiere decir y cómo. Como anteriormente mencionado, el hombre busca la belleza vistiendo una obra de arte, y es lo que sucede cada vez que uno de nuestros clientes decide adquirir el traje que esté probando en ese momento: alcanzar la belleza y la perfección del momento.

 

Falsificaciones en el mundo de los trajes de novio

La competencia desleal, por desgracia, se ha difundido también en el mercado de los trajes de novio. Los comportamientos incorrectos que practican este tipo de competencia son: la falsificación y la imitación. Aún si pueden parecerse mucho, hay algunas diferencias fundamentales, así como diferente es el tratamiento penal reservado a ambas prácticas por la ley.

Con la falsificación se reproducen partes esenciales o sustanciales de un producto que se vende en el mercado haciéndolo pasar por el verdadero. Esta es una violación de propiedad industrial, porque efectivamente son copias del producto original vendidas al público sin licencia, con la intención de perjudicar a la marca copiada.

 

 

La imitación consiste en copiar algunos detalles parciales de un producto, para confundir al consumidor durante la compra. No es una verdadera violación de propiedad industrial, porque no se imitan todas la características esenciales del producto, pero sigue siendo una conducta incorrecta.

Hoy en día, la compra online se está difundiendo cada vez más, y vender online productos falsos es más fácil que venderlos a través del contacto directo; esto pasa porque en Internet es posible mantener siempre un alto porcentaje del anonimato, y porque el producto se vende solo a través de una foto y el consumidor puede confiar solamente en eso.

Francia es el único país en el cual, el consumidor es multado por efectuar compras de productos falsificados, consiguiendo de este modo, que el consumidor se lo piense dos veces antes de adquirir productor falsos. La motivación que empuja a mucha gente a comprar productos falsos, es la de querer aparentar de cara a la galería que lleva una prenda de marca, cuando en realidad no es así. Transmitir una imagen diferente de lo que es uno mismo no es correcto, más bien es un “quiero, y no puedo…”.

Este discurso vale tanto para el vestuario casual cotidiano, como para los trajes de novio, porque desgraciadamente, hemos constatado que este fenómeno se ha introducido también en este sector. Obviamente, llevar prendas originales de marca no hace que una persona sea mejor, pero comprar ropa falsa producida en régimen casi de esclavitud, nos hace ser seguramente personas deshonestas y que carecen de moralidad.

A menudo, cuando se compra un producto “fake” o “counterfeiting” (así es como los denominan los anglosajones), las personas, no son consciente del daño que esto puede crear. Comprar algo falso no significa solamente mostrar al público un producto no original, sino que también significa dañar a todo el circuito de empresas y personas que trabajan en el campo de los productos originales, destruir la competencia y no permitir crecer a las empresas nacionales.

 

Trajes de novio

 

Las víctimas del mercado de las falsificaciones son numerosas: ante todo la marca original, que se ve privada de sus creaciones no obstante la gran inversión realizada, contra las falsificaciones y las imitaciones; en segundo lugar el consumidor porque, a veces, compra un producto falso sin tan siquiera saberlo, adquiriendo un producto de muy baja calidad; el Estado es otra víctima de este tráfico, porque por cada producto falso vendido, no se ingresa ningún tipo de impuesto y las actividades se efectúan de manera clandestina e ilegal; los trabajadores de las empresas que falsifican, porque se ven obligados a trabajar en condiciones denigrantes y de forma ilegal; los trabajadores de las empresas originales, porque si disminuyen las ventas, disminuye también el trabajo y de consecuencia obligados a perder su puesto de trabajo.

Cómo trabajan las empresas que producen, y no solo, trajes de novio

Para los que no trabajan en el sector, y no solamente en el de la ceremonia, no es posible entender el daño global que este tráfico de productos vendidos de manera ilegal puede provocar. Las empresas que venden honradamente sus creaciones, invierten mucho dinero para garantizar un servicio completo a los clientes y para hacerse publicidad.

El dinero de las empresas no se emplea sólamente en la producción de trajes, sino que también en publicidad, en la cadena de distribución, en el marketing que permite hacerse notar entre el público, el los trabajadores que trabajan honradamente cumpliendo con la ley, en políticas de medio ambiente para no dañar al ecosistema, etc.

El mercado ilegal, mientras tanto, espera en silencio a que este proceso termine y en el momento en que el producto de marca original llega al ápice de la fama, la industria del “fake” se introduce de manera desleal y hace mucho daño a las ventas de productos de marca, y al mercado mundial en general.

Esta es una situación inaceptable, incorrecta y dañina. Desgraciadamente las personas no comprenden que, si desaparece la demanda de productos originales, en un futuro próximo, desaparecerá también la oferta y, en consecuencia, la oferta de productos falsificados e imitados.

Víctimas de estas políticas incorrectas de imitación son también las creaciones de Mario Moreno Moyano, alma creativa de la marca Ottavio Nuccio Gala. A menudo, las industrias que producen trajes de importación baratos, han intentado copiar nuestras colecciones. Estos comportamientos, por una parte nos provocan un cierto sentido de orgullo, porque se nota que nuestro producto es tan apreciado y de excelencia, que muchos intentan imitarlo, pero por otro lado, una grande rabia y una gran desilusión, porque todo el trabajo y el gran esfuerzo puesto en cada creación viene robado.

Por mucho que quieran copiar e imitar los trajes de novio creados por Mario Moreno Moyano para Ottavio Nuccio Gala, nunca podrán conseguirlo, porque son verdaderamente únicos e inimitables. Tal vez pueden intentar imitar los modelos, las combinaciones, algunos particulares… pero cuando un cliente aprecie en su mano la calidad de un traje original Ottavio Nuccio Gala, se dará cuenta que son algo único en el mundo. Nuestros tejidos de excelencia, modelos trabajados de manera artesanal, bordados y jacquares de propiedad exclusiva mundial y personalizados, hacen de cada traje, lleno de creatividad y pasiòn, algo único e inimitable en el mundo. Opinen ustedes mismos…

 

Trajes de novio

 

Trajes de novio

 

Los trajes de Mario Moreno Moyano, alma creativa de Ottavio Nuccio Gala, son verdaderas obras de arte, y la inspiración es algo innato que se lleva dentro y no se puede imitar.

 

Trajes de novio: elegancia tambièn en verano

Estamos en plena temporada de verano y muchas bodas se celebran en los meses de julio y agosto. Los trajes de novio son prendas que suelen ser poco deseadas durante los periodos demasiado calurosos, pero si una pareja decide casarse en verano, el hombre no puede evitar llevar un traje formal con sus accessorios adecuados.

Un hombre no tiene que ser elegante solamente en los periodos frescos o de invierno, porque la elegancia es una actitud que debe mantenerse durante toda la vida. Muchos hombres utilizan el pretexto del calor para tener algunos comportamientos que no corresponden a un verdadero gentleman, quitándose siempre más ropa, simplemente porque es incómoda o porque hace calor.

Las normas básicas del buen vestir existen para algo y se tienen que respetar, y en este artículo Mario Moreno Moyano, alma creativa de Ottavio Nuccio Gala, os dará algunos consejos para evitar actitudes que no son apreciadas por los hombres expertos en el campo de la elegancia.

 

Trajes de novio

 

  • Hoy en día, se utiliza demasiado la excusa de la libertad individual para hacer lo que se quiera. Una de ellas es la de pasear por el centro de la ciudad en bañador y chanclas: una conducta absolutamente poco elegante, al límite del ridículo. ¿Qué pensaría la gente de un hombre que caminara por la playa con traje y zapatos de cuero? Hay prendas adecuadas para cada situación y como tal, se tendría que respetar siempre unas bases mínimas del buen vestir.
  • Llevar una camisa de manga corta, como ya se ha dicho en artículos precedentes, resulta poco adecuado. La moda del momento propone estas prendas para evidenciar los músculos o los tatuajes, pero una camisa de manga larga remangada por debajo del codo, resulta siempre más elegante y adecuada. Las mangas cortas son una característica de polos y camisetas, así como las camisetas de tirantes fueron creadas por los jugadores de basket y se tendrían que evitar durante un paseo por la ciudad.
  • Si se llevan trajes formales, y aún más si son trajes de novio, la corbata es un accessorio que no se puede excluir. Otro tanto incorrecto es llevar camisa y corbata sin llevar la chaqueta. Si no se quiere llevar la corbata, lo ideal sería llevar chaqueta y pantalón de diferentes tejidos o colores para no dar una imagen demasiado formal.
  • Desgraciadamente, los hombres que no quieren renunciar a vestirse de manera elegante, a menudo en verano llevan la corbata floja o con el nudo deshecho, para que no apriete mucho el cuello. Si se tiene que llevar una corbata de esta manera, es mejor no llevarla nunca. Hay corbatas ligeras o más informales para el verano, y sobretodo los novios no deben nunca llevarla con el nudo deshecho o mal hecho.
  • Los personajes famosos del momento son muy extravagantes, saben que una imagen de impacto vende más, llevan prendas absurdas para que la prensa pueda hablar de ellos. Este es el caso de Pharrell Williams que ha lanzado la moda de la chaqueta de esmoquin combinada con un bermuda, un homicidio para toda la etiqueta del buen vestir mundial. La exageración y las modas del momento no forman parte de la elegancia: por favor tenerlo muy presente.

Los conceptos de “tendencia del momento” y de “elegancia y buen vestir” se alejan bastante uno del otro, incluso cuando determinada gente intenta combinarlos, obteniendo solamente resultados pésimos.

 

Trajes de novio para el verano

Mario Moreno Moyano, alma creativa de Ottavio Nuccio Gala, ha pensado también en los novios que han decidido celebrar sus bodas en verano, y por ello propone trajes frescos de colores que hagan sentir a gusto a cada hombre. Son trajes realizados con tejidos ligeros como el lino, el algodón, el fresco lana y el shantung de seda. Estas 4 fibras naturales derivan de fuentes renovables y donan una preciosa sensación de frescura al contacto con la piel.

Los trajes en algodón de la colección Fashion Color de Ottavio Nuccio Gala son muy coloridos y alegres; y lo más importante de todo, tienen un peso adecuado al tipo y periodo en el que va a celebrarse la boda, haciendo que el novio no se sienta tan agobiado durante un día de tantas emociones. Son adecuados para bodas al externo y en temporadas de primavera-verano.

 

Trajes de novio

 

La lana utilizada por Ottavio Nuccio Gala es de alta calidad: lana seda, fresco de lana y otras variantes ligeras de este tejido, pero de excelente calidad. Los trajes realizados en estos tejidos son los chaqués, morning dress code y trajes de la colección Gentleman, perfectos para una boda de mañana en la iglesia, civil o en un jardín.

 

Trajes de novio

 

La seda se utiliza en la versión shantung, un tejido con muchos efectos de luz. Este tejido está considerado entre uno de los más prestigiosos del mundo. En la colección Fashion Color, también encontrarán trajes realizados en shatung: trajes trendy para novios jóvenes que no renuncian a un toque de moda en el día de su boda, pero que siempre respetan los cánones de la elegancia y el buen gusto.

 

 

Otro tejido muy ligero y que es muy adecuado para bodas celebradas en verano, es el lino. Tejido que podemos encontrar siempre en los trajes de la Colección Ottavio Nuccio Gala Fashion Color. Trajes de novio frescos, en tonos pastel, muy apropiados para bodas en la playa o al abierto en jardines.

 

 

Todos estos trajes de novio son adecuados para ceremonias de primavera y verano, celebradas en playas, al abierto y en jardines, muy en tendencia y tan conocidas como “Bodas Alternativas”. No tengáis miedo en llevar un traje formal en los meses calurosos, porque Mario Moreno Moyano alma creativa de Ottavio Nuccio Gala, propone siempre la solución adecuada para cada tipo de ceremonia y personalidad, no importa en qué periodo o lugar se celebre vuestra boda, lo importante es que podáis sentiros a gusto siempre, sin perder nunca los buenos modales de la elegancia y del buen vestir.